Malargüe suma un atractivo arqueológico en un puesto de turismo rural

Actualidad 24 de septiembre de 2021 Por Télam
El departamento mendocino de Malargüe sumó un nuevo atractivo turístico en un puesto rural, que ahora exhibe grabados rupestres de 3.000 años de antigüedad, donde además se pueden compartir las experiencias y vivencias de los crianceros de chivitos que habitan al pie de la cordillera de los Andes, informó ayer el director de Turismo local, Marcelo Rivarola.
24-09-2021_6b1ca5f428c0a56dda2b7c892c9fa753
Imagen Télam - Fotógrafo Ponce Alfredo. Malargüe sumó un nuevo atractivo turístico .

Luego de varios relevamientos en importantes sitios arqueológicos de la zona se pusieron las piezas a la vista de los visitantes cerca del puesto ubicado a 54 kilómetros de la ciudad de Malargüe, sobre la ruta 40, donde los petroglifos "están muy bien preservados porque la familia es propietaria y los cuidó”, aseguró el funcionario.

El sitio se encuentra a cuatro kilómetros del puesto rural, en la zona de Agua Botada, conocido además por el nombre de su dueño el reconocido criancero recientemente fallecido Chelo "Moya".

El puesto está ahora considerado un sitio patrimonial de gran valor turístico y es atendido por las familias que habitan la zona, que se incorporaron al desarrollo del turismo local rural, como prestadores.

“Es un sitio de un gran valor arqueológico, cultural y social, dado que no solo los turistas podrán ver grabados rupestres de 3.000 años de historia, sino también compartir con la misma familia propietaria del lugar las experiencias, paseos y vivencias en este autentico parador que se realizan en el puesto", explicó Rivarola.

Entre otras cosas -siguió- los visitantes podrán "disfrutar de la gastronomía típica, trabajos de campo, observar como es crianza de chivitos” y realizar actividades campestres, como senderismo y fogones gauchos, al pie de la Cordillera de Los Andes.

Desde Malargüe, el arqueólogo Hugo Tucker, explicó hoy que el desarrollo del puesto no solo está orientado al turismo vivencial de las actividades tradicionales, sino que incorpora la visita del sitio con grabados rupestres denominado 'Agua Botada 1’”.

“Esto conlleva una mayor responsabilidad en el manejo y gestión del patrimonio cultural, y para lograr este objetivo se trabaja de manera conjunta con la familia Moya y las distintas áreas del municipio, principalmente con la Dirección de Turismo, interviniendo su equipo técnico-profesional”, comentó el profesional a cargo.

La intención es continuar con el proyecto de turismo rural, que ya genera mayores cuidados de los recursos patrimoniales, diversificación de las economías familiares y la posibilidad concreta de generar arraigo en los jóvenes que ven al turismo como alternativa de vivir y cuidar sus propios campos y puestos.

Desde la comuna de Malargüe, destacaron la importancia del compromiso demostrado por la familia del recordado ‘Chelo’ Moya, que preservó y cuidó el lugar para convertirlo en uno de los sitios más importantes con pinturas rupestres y de gran valor arqueológico en la zona sur de Mendoza, que será un nuevo atractivo turístico para la gran y variada oferta de Malargüe.

Tucker detalló que hay unos 50 sitios de similares características en Malargüe, y varios de ellos con posibilidades de desarrollo de accesibilidad para visitantes, mediante la gestión de estos lugares como atractivos habilitados dentro del turismo rural.

El desarrollo está a cargo de la Dirección de Promoción y Políticas Turísticas de Malargüe, en su plan de incentivar el turismo rural y por el echo de que el lugar sea privado y que la familia lo protegió siempre hizo que se conservaran en muy buenas condiciones estas pinturas rupestres. 

.

Fuente: Por Télam

Te puede interesar